Integración Sensorial

Integración Sensorial: Sistema Neurotáctil

La piel es el órgano más extenso del ser humano. Comienza a formarse muy tempranamente, en la 3ª semana de desarrollo embrionario, junto con el sistema nervioso del que es parte integral. A través de ella percibimos el mundo, identificamos nuestras propias fronteras corporales y sentimos el contacto con otras personas.

La piel está repleta de receptores sensoriales: diferentes tipos de neuronas aferentes que recogen la información del ambiente que nos envuelve, en constante cambio. Esta valiosa información se envía directamente al cerebro, donde se procesa y se prioriza la conducta más acorde a la situación percibida. El cerebro evalua inmediatamente toda la información táctil que recibe y la clasifica como: placentera-segura o desagradable-amenazante. Ante la percepción de amenaza se activan automáticamente los mecanismos defensivos (lucha-huida-parálisis). Sólo cuando sentimos que nuestra supervivencia está asegurada es posible invertir en desarrollo, abrirnos al mundo para descubrir y aprender.

La maduración e integración del sistema neurotáctil es fundamental para el desarrollo físico, emocional y cognitivo del ser humano.

Termorreceptores en la piel

Fuente: http://jorgecanomenendez.blogspot.com

Nociceptores en la piel.

Fuente: http://www.changepain-emodules.com

 

Mecanoceptores en la piel. Fuente: The Sensory Neurons of Touch

Propioreceptores.

Fuente: Universidad de Costa Rica F. Medicina

Tipos de axones de las neuronas aferentes.

A mayor diametro y grosor de la cubierta de mielina más rapidez en la transmisión de la señal.

Fuente: https://thesalience.wordpress.com

El Lenguaje de la Piel

La piel es el primer lenguaje del ser humano. Un lenguaje universal para el que cada sujeto presenta su propia musicalidad. El lenguaje de la piel viene condicionado por la calidad y cantidad de información táctil que recibimos a lo largo del desarrollo.

Existen 11 tipos diferentes de receptores neurotáctiles en nuestra piel. Estas neuronas sensoriales recogen información muy variada del entorno (presión, vibración, frío, calor, dolor, tensión, movimiento, rotación,  postura...) y nos permiten construir una imagen personal del mundo que nos rodea.

Cada persona tiene un umbral de sensibilidad propio para los diferentes tipos de información sensorial.  Si este umbral es demasiado bajo (hipersensibilidad táctil) o excesivamente alto (hiposensibilidad táctil) puede conducir a desórdenes en el desarrollo conductual, emocional y cognitivo.

Algunas características que se observan en niños con hipersensibilidad táctil son: reaciones aparentemente desproporcionadas frente a la intensidad del estímulo, hiperactividad motora y emocional, dificulades para concentarse, desagrado a la hora de vestirse/desvestirse, irritabilidad frente a la proximidad de otras personas e incomodidad en lugares con mucha gente, rechazo a texturas de alimentos o ropa (lana, algodón, lino), desagrado por tener las manos sucias, incomodidad ante el contacto físico (llegando a responder con conductas de retirada o agresión), reacciones alérgicas, alta sensibilidad al dolor, pobre tolerancia a tratamientos faciales-dentales, desagrado al cortarse el pelo o las uñas, etc. 

Dado que los niños con hipersensibilidad táctil evitan la manipulación de múltiples texturas y objetos puede tener un impacto negativo en el desarrollo de la motricidad fina y por tanto afectar al lenguaje. Puede interferir también en el establecimiento del vínculo de apego con los padres y en las interacciones sociales en general, al evitar el contacto cercano con otras personas.  También se asocia a irritabilidad e inestabilidad emocional. Un alto percentaje de niños diagnosticados con TDAH presentan hipersensiblidad táctil.

Por otro lado, los niños con hiposensibilidad táctil presentan una baja reactividad ante los estímulos: parecen necesitar estimulación sensomotriz incrementada, suelen autoestimularse a través de conductas estereotipadas (balancearse, girar, dar volteretas...), parecen insensibles al dolor y tienden a autolesionarse, buscan el contacto físico intenso con otras personas-objetos-paredes, abrazan muy fuerte y disfrutan con los "juegos brutos", les gusta la ropa y el calzado apretado, se dejan caer de forma voluntaria, excesiva actividad motora, se introducen muchos objetos en la boca, pobre reconocimiento de estimulación táctil (localización, diferenciación, visualización), etc.

Un alto porcentaje de niños diagnosticados con TEA presentan hiposensibilidad táctil junto a hipersensibilidad auditiva. 

La Memoria de la Piel: el poder del tacto

La piel es un órgano dinámico que está en constante proceso de cambio. A nivel epidérmico, las células más externas son reemplazadas constantemente por otras procedentes de la capa basal. A nivel sensorial, los receptores cambian su sensibilidad en función de las experiencias táctiles que vivimos a lo largo de nuestra vida, desde que estamos en el vientre materno. Estas vivencias dejan huella en nuestro sistema neurotáctil al producir cambios estructurales a nivel neuronal, modelando y condicionando el umbral de sensibilidad.


Los programas de integración neurotátil MNRI (Masgutova Neurosensorimotor Reflex Integration) aprovechan la plasticidad neuronal para modificar los umbrales sensoriales, a través de técnicas que estimulan los diferentes receptores táctiles y optimizan el funcionamiento neuronal. Ayudan a regular la sensibilidad, afinando los receptores para que la percepción táctil se ajuste a la intensidad del estímulo recibido. Disponer de sistemas sensoriales bien integrados nos permite percibir el mundo de forma armónica, adaptarnos al entorno y desarrollarnos de manera saludable.

¿Quíen puede beneficiarse de un

Programa de Integración Neurotáctil MNRI?

Los programas de integración táctil MNRI porporcionan:

               * Conciencia corporal.

               * Regulación y normalización de la percepción  táctil.

               * Reducción o eliminación del estrés.

               * Incremento de la neuroplasticidad.

Son apropiados para niños y adultos con un sistema neurotáctil inmaduro o falto de integración que muestren:

* Hiposensibilidad táctil.

* Hipersensibilidad táctil.

* Altos niveles de estrés.

También pueden verse beneficiados mujeres y hombres con trastornos por dolor crónico y fibromialgia que optan por un enfoque multidisciplinar.

En este mapa puedes encontrar a los profesionales que trabajamos en Europa con las técnicas MNRI:

http://mnriguide.masgutovamethod.eu/

COMPARTE y SÍGUENOS:

CONTACTO:

 

Avenida de Las Suertes, local 12

 (Junto a la Farmacia)

Collado Villalba, 28400 Madrid

desarrolloinfantil@sensiblemente.org

Cita previa: 654656626

HORARIO:

 

De lunes a viernes:

10.00-14.00h // 16.00-20.00h

Sábados:

10.00-14.00h

Cita previa


BIBLIOGRAFÍA Y LINKS


MNRI The Masgutova Neurosensorimotor Reflex Integration:

https://masgutovamethod.com/the-method/what-is-a-reflex

https://www.brainchildinstitute.com/mnri-primary-reflexes/

Nowak, K. & Sendrowski, K. (2017) Neurophysiological Aspects of NeuroTactile Therapy of Masgutova Neurosensory Motor. Rehabilitacja Medyczna 21(1):20-29